Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Skip Navigation LinksTiempo_sin_olvido

Tiempo sin Olvido: un lugar donde el pasado dialoga con el presente

 


Tiempo sin Olvido: un lugar donde el
pasado dialoga con el presente


Hace más o menos un año y medio, como parte de la renovación del Museo Nacional, se inauguró la sala Tiempo sin Olvido: Diálogos desde el Mundo Prehispánico, ubicada en el primer piso del Museo.  Esta cuenta con más de 160 piezas que se encuentran en diálogo entre ellas y con las cuales se busca que los visitantes reflexionen sobre la temática general de la sala: los espacios de vida y muerte, no solo pensando en las personas que crearon y usaron los objetos exhibidos en la sala, sino en su propia experiencia. En general, los visitantes podrán encontrarse con piezas de la colección de arqueología, etnografía, arte e historia.  

Para empezar a describir las secciones de la sala, es importante hablar de su estructura narrativa y física. En el interior de la sala, como parte de la estructura narrativa, se concibe la muerte como una parte sustancial de la vida. Así, se toman piezas antiguas para dar cuenta de una memoria viva de los antiguos pueblos étnicos que habitaban el actual territorio de Colombia. Ahora bien, la estructura física de la sala fue pensada para ser un viaje de ida y vuelta y para reflejar el comportamiento humano (prehispánico y actual). Esto se puede observar en el orden en el que son presentados los diez ejes temáticos (producir, habitar, trabajar, hilar, intercambiar, representar, controlar, luchar, celebrar y morir). 

Las secciones que están más cerca de la entrada representan aspectos materiales de la vida, como la producción de alimentos y el intercambio de objetos. Las secciones siguientes están enfocadas en aspectos más ideológicos y políticos, como la representación del poder y las luchas sociales. Luego, el visitante podrá encontrarse con el vínculo entre los espacios de vida y muerte, el pasado, el presente y muy posiblemente el futuro: los ritos y las ceremonias. En estas secciones hay recipientes como cuencos y ollas usados para eventos especiales. Finalmente, está la muerte en sí misma, que se puede vislumbrar desde la entrada, a la cual vamos a llegar inevitablemente, pero también de la cual podemos volver (como se puede ver en la sala). Dicho de una manera más clara, la muerte no es un punto final, ya que permanece viva a través de la memoria. Esta sección y las piezas presentadas allí representan el aspecto simbólico dentro del conjunto complejo que constituye lo humano.

Otro aspecto por resaltar son las conexiones que hay entre los elementos exhibidos en la sala. Las piezas arqueológicas y los cuadros están relacionados en ciertas secciones de Tiempo sin Olvido. Un ejemplo de esto se da en la sección de Representar: el cuerpo como símbolo. Allí se exhiben piezas prehispánicas de cabezas antropomorfas con deformaciones craneales y, al lado de estas, hay un cuadro abstracto de 1963. La relación entre estos dos elementos se debe a la construcción geométrica que comparten. Dicho en otras palabras, no se relacionan por la época, el lugar o el artista, sino por el concepto de forma. De la misma manera, hay elementos que comparten una conexión un poco más evidente, como la que existe entre las piezas arqueológicas de la sección de alimentos (ollas y cuencos) y el mueble en el que aquellas están exhibidas. Este último no es una vitrina normal, sino una mesa, objeto y lugar en el que desde hace muchos años los colombianos consumieron y compartieron los alimentos. Aquí es importante resaltar el trabajo realizado por los museógrafos, quienes son los encargados de crear objetos que representen las narrativas construidas para cada sala.




Finalmente, los objetos más llamativos que los visitantes pueden encontrar en esta sala son los elementos educativos. Cada una de las secciones que constituyen la sala Tiempo sin Olvido tiene preguntas dirigidas al visitante. Estas preguntas invitan a las personas a que entren en la sala a cuestionarse y reflexionar de manera personal o colectiva sobre el comportamiento humano. Asimismo, justo en la entrada de la sala, los visitantes podrán encontrar una estación accesible con un texto en sistema braille y unos videos en lengua de señas colombiana (LSC), con los cuales se busca presentar y explicar la sala a todos los públicos que visitan el Museo. Más adelante, dentro de la sala, es posible hallar objetos que pueden ser vistos, tocados y conocidos sin una vitrina de por medio. Todos estos elementos están hechos con el objetivo de que los visitantes tengan una visita más interactiva que los lleve a reflexionar y cuestionar todo aquello con lo que se relacionan a través de una experiencia táctil.

Luego de haber presentado todos estos detalles, los invitamos a conocer de primera mano las piezas exhibidas en la sala Tiempo sin Olvido en el Museo Nacional. Hacemos un llamado a que vengan a vivir por unos minutos dentro de esta estructura narrativa, a caminar en ella y observarla, a descubrir todas las conexiones explícitas o implícitas entre las piezas que se encuentran en cada sección de la sala y a reflexionar activamente sobre la relación entre lo que se observa y la vida misma.

Por: Diana Barbosa



¡El museo en el que cabemos todos!

Entérese de las nuevas exposiciones y eventos en su correo electrónico, suscribiéndose a nuestro boletín aquí




Información para prensa:
Claudia Hurtado

Comunicaciones y Prensa
Museo Nacional de Colombia
[email protected]   
Tel: 381 6470  Ext. 2171 

Cel: 3005699467


Otras noticias



Asociación de Amigos del Museo Nacional


Apoye los programas y proyectos del Museo Nacional y reciba beneficios como invitaciones especiales y descuentos.

Programación Cultural


Exposiciones temporales, conciertos, conversatorios, visitas guiadas, actividades educativas y más.